viernes, 4 de mayo de 2012

Y así fue como entraste en mi vida


Y de repente de la noche a la mañana en el momento que menos lo esperaba entraste en mi vida como un loco y sin avisar. Al principio me asuste y tuve miedo de pasarlo mal otra vez pero poco a poco me voy acostumbrando a que estés en mi vida y que pueda compartir todos estos momentos contigo. Y entre tú y yo tengo que reconocer que me encanta y únicamente solo puedo decir: ¡Bienvenido a mi vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada